,

Le prometieron a su hija una cirugía de $6,500 dólares si bajaba de peso y este es su radical cambio

COMPARTIR:

Y qué pasó con la belleza interna?

Hollie Modlinsky sólo tenía 20 años cuando se mudó temporalmente de su nativa Inglaterra a trabajar en Egipto, donde se enfocó tanto en su empleo como recepcionista que dejó de lado la salud y antes de darse cuenta había ganado nada más y nada menos que 30 kilos. Como vivimos en un mundo donde nos enseñan a relacionar nuestro peso y aspecto con nuestro valor como personas, la pobre cayó en una fuerte depresión.

“Me di cuenta de que me sentía incómoda en mi uniforme— o usar faldas ajustadas en el aeropuerto, shorts en la piscina. Era demasiado grande para mi ropa de trabajo. Me costaba hacer mi trabajo por mi peso.

No podía recibir bien a las personas porque estaba demasiado asustada de que alguien me mirara las piernas o mi doble mentón”.

Hollie volvió a casa derrotada y deprimida, así que sus padres decidieron intervenir… pero no exactamente diciéndole que siempre sería hermosa para ellos y que sólo se preocupara por mantenerse saludable.

En lugar de eso, le ofrecieron dinero para hacerse cirugías plásticas si perdía el peso que había ganado.

Le tomó casi dos años y ayuda que sus padres también pagaron, contratando un entrenador y siguiendo el plan de dieta Cambridge. Sin embargo, a sus saludables 75 kilos, aún se sentía “fea”.

Declaró a los medios: “Odiaba mi cuerpo y encima al bajar de peso mis pechos se habían caído por el exceso de piel”.

Era hora de que sus padres cumplieran su promesa y vaya que lo hicieron: gastaron $6,500 dólares en cirugías que se encargaron de los excesos de piel, lipoescultura e implantes mamarios. Su madre lo describió como “un empujoncito para que continuara con su progreso”.

Creo que si alguien quiere cambiar cualquier cosa en su cuerpo tiene todo el derecho de hacerlo, ¿pero es realmente la lección que debemos enseñarle a las nuevas generaciones? ¿Que sus cuerpos son una eterna lucha por “verse” de la mejor manera?

Hollie animadamente compartió con los medios que continúa tratando de perder peso y está dedicadamente contando calorías y ya no come fuera para poder mantenerse fiel a la dieta.

Todo esto habla de un gran y admirable esfuerzo por su parte, pero espero que llegue al punto donde se sienta todo lo hermosa que realmente es sin necesidad de fijarse en los kilos.

¿Qué te parece?

Loading...